"Estás temblando, cuerpo, pero ahora verás dónde te llevo"

P. Como niño usted temía la oscuridad, “las presencias invisibles, los riesgos de las hazañas valientes”. ¿Cómo lo superó para ser el periodista que es?

R. El rey Enrique IV de Navarra y de Francia era muy miedoso. En una batalla, para animarse, se dijo: "Estás temblando, cuerpo, pero ahora verás dónde te llevo". Espoleó el caballo y se metió en la trifulca. Este episodio me impresionó mucho, lleva a pensar: “Mi voluntad te llevará a temblar todavía más, pero esto es lo que tienes que hacer”. Eso ocurre si tienes un proyecto. Mi caso era mucho menos heroico que el proyecto de Enrique IV. Pero si tú quieres con todas tus fuerzas el proyecto, esa voluntad te lleva a superar algunos de tus límites naturales.

[Extracto de la entrevista 'El periodismo es un oficio cruel', de Juan Cruz a Eugenio Scalfari, publicada en EL PAÍS el domingo 15 de febrero de 2009].

Me perdí
— Me perdí entre los defensores de causas por Internet, los que atacan a los defensores de causas por Internet y los que defienden a los defensores de causas por Internet.
La intención es lo que cuenta. 


Este monumento está en el Parque España de la colonia Condesa de la Ciudad de México. En teoría es una mano gigante. Es un homenaje de la emigración republicana de la Guerra Civil a Lázaro Cárdenas. Tomen en cuenta la intención.

La intención es lo que cuenta.


Este monumento está en el Parque España de la colonia Condesa de la Ciudad de México. En teoría es una mano gigante. Es un homenaje de la emigración republicana de la Guerra Civil a Lázaro Cárdenas. Tomen en cuenta la intención.

Cibelitas.

Cibelitas.

Room with a view.

Room with a view.

El verano de hace cien años

«Era un verano espléndido como nunca y prometía serlo todavía más; todos mirábamos el mundo sin inquietud. Recuerdo que mi último día de estancia en Baden paseé con un amigo por los viñedos y un viejo viñador nos dijo: “no hemos tenido un verano parecido desde hacía mucho tiempo. Si sigue así, tendremos una cosecha nunca vista. ¡La gente recordará el verano de 1914!”»

ZWEIG, Stefan; ‘El Mundo de Ayer’. [Extracto]

Quizá el gran error de la política moderna es que el mal necesario está muy sobrevalorado.

Extraño estar con alguien.
No extraño estar con él.

Gran diferencia.

Sabores

La nostalgia sabe a menta.
La tristeza sabe a sal.
La nostalgia a canela.
La alegría a amar.

No era penal.

Erguido bajo el golpe en la porfía,
me siento superior a la victoria.
Tengo fe en mí; la adversidad podría,
quitarme el triunfo, PERO NO ERA PENAL.